viernes, 16 de agosto de 2013

Hoy, mi color sigue siendo el amarillo

Estos últimos días he estado viajando desde muy temprano por la mañana, lo cual me esta permitiendo conocer mejor otra parte de la realidad de esta comunidad. Nos quejamos de que faltan cosas en los centros de salud de las ciudades, y sí faltan, pero no tenemos ni idea de cómo se saca adelante el trabajo en la zona rural.

El personal de salud, se levanta como mucho 6 am, porque para llegar a los pueblos hay que hacer muchos kilómetros,  día a día, por muchos años, y yo que sentía que madrugaba cuando me levantaba a las 7, y lo peor, que pereza me daba andar por Seg. 15 minutos para llegar al trabajo.. ahora, me doy cuenta que hay otras circunstancias, y que son de la mayoría.

cuadernodeplumas
Ver el amanecer desde el coche, es bastante incómodo. El resplandor del sol  enceguece y hay zonas que se tornan peligrosas por la poca visibilidad que se tiene. En compensación está ver el paisaje pintándose de muchos tonos de amarillo.  La luz se refleja sobre la paja esparcida en el terreno o acumulada en  fardos que forman enormes paredes dispersas. Otra cosa muy linda es ver los girasoles buscando los rayos del sol. Tengo mis dudas, por que a veces parece que miran al lado contrario del sol. Tendré que ponerme a vigilarlas un día entero.

Pasando las carreteras secundarias, llego al pueblo que me toca pasar consulta, casi siempre acierto cuando programo en el GPS, Centro de la ciudad, porque las consultas se ubican al costado de la iglesia y de los ayuntamientos.
Suelen ser construcciones más o menos nuevas, salvo A. que es un edificio viejo, donde hay una mesa y silla, y polvo, ese centro, necesita ayuda.

Si tengo suerte, hay un ordenador " sincronizado" en la consulta, con lo cual hay que intentar que todas las claves del M. funcionen... y ahi empiezan las dificultades del día, la clave no la reconoce, la clave no esta dada de alta, la clave tiene que configurarla el administrativo, el acceso directo el informático, buaa. Casi siempre consigo acceder, luego de muchos minutos e intentos. El día que no puedo usar el sistema, me empiezo a sentir impotente, no registro las atenciones, y hago recetas, y recetas a mano, sin los códigos que les dan algún tipo de descuento a los pacientes. Esto de acostumbrarme al ordenador...
Una pregunta en este apartado.. hay alguna forma de configurar las impresoras para siempre... cada vez que se conecta alguno, tiene que volver a configurar la impresora.. es perder el tiempo.

Dejando de lado la parte logística, empieza la verdadera razón de que este aquí, los pacientes. Muchos entran a la consulta buscando a su médico de toda la vida, y son muy reacios a contarme sus cosas, " hasta que vuelva su doctor", y se limitan a pedir recetas. Otros, ven una cara nueva e intentan pedir todo lo que " su doctor" no les ha dado, como interconsultas injustificadas, colarme alguna analítica, o pedirme algún medicamento " que no usan desde hace mucho". En general, y gracias a Dios, hay demanda y la consulta es muy resolutiva, y bastante llevadera. Los pacientes, son muy amables, educados, y hacen muy buen honor a su denominación de pacientes.. sobre todo cuando llego con media hora de retraso, por desplazarme de pueblo en pueblo. Esta paciencia, es una característica nueva para mi, en los centros de salud de ciudad, los pacientes son más exigentes y menos agradecidos, aquí, es otro ambiente, todo fluye de mejor manera y la mayoría son parte y responsables de su salud.

Que no les extrañe, pero un día atendí a una señora que a mi parecer tenía que tener un control analítico y ella dijo que NO, que con sus 80 años, le dejara de controlar, que no quiere desplazarse, porque no quiere molestar a sus hijos con el coche, y que sobre todo, sabía que era mayor, y que su pastilla de la tensión " le funciona bien desde hace años". y, respetando la autonomía de la paciente. Le dejé irse.

 No saben, cuanto ayudan las enfermeras, los administrativos, los auxiliares, los conductores de ambulancias, se conocen tanto y tan bien a todos, son de un valor incalculable, y eso que solo me refiero a lo profesional.. ya escribiré algo sobre las PERSONAS, que voy conociendo. Son Geniales.



Puedo escribir un libro describiendo estos inicios como médico de familia en zona rural.. iré poco a poco.