domingo, 21 de julio de 2013

La Pedriza

Que gran domingo. Es uno de esos planes que haces sin saber bien a donde te metes ni con quien. Pero ha sido un plan estupendo. He conocido La Pedriza de la sierra de Madrid, en la compañía de J. Un experto escalador.
La aventura empezo cuando comenté que quería ir a la montaña, considerando, montaña algún camino parecido al de Valsaín. J. Me dijo que podíamos ir y sin dudar, y sin recordar que toda la ropa y zapato para caminar están en Segovia; acepté.
Lo segundo fué solucionado rápidamente. Compré unas zandalias de caminar, ojo, no sirven para ir a la Pedriza jiji, me presté una gorra y un pantalón, y, listo: a la montaña.

No les voy a contar cómo es el paisaje, lo verán en las fotos. Les contaré lo que sentí y aprendí al subir todas esas rocas y llegar al Yelmo.





















Yo temo a las alturas, más que a las arañas y hoy sentí miedo al intentar entrar en la Chimenea y coronar la cumbre. Me taquicardice, al ver el vacío debajo de mis pies, hiperventilé, grité que tenía mucho miedo y la frase de todas las partes difíciles :!Me voy a caer!!. J. Al que le agradezco su compañia, me dió su mano, bajó ese peldaño que no me atrevía a subir, me miró a los ojos y me dijo:"Gira, miráme y respira. Venga, no hiperventiles, que estas paralizada". A tientas, lo hice, y respirando me calmé.
¿Seguí?.. No, no pude dar ese paso antes de coronar el Yelmo.





Asumo que tuve miedo, lo reconozco y lo dejo salir siendo consciente de él.

Varios aprendizajes:
1 Subir a la cumbre cuesta. Cada paso es importante y hay que darlo pensando en lo que uno hace.
2. Mirar por donde uno vá, es importante. Hay muchos caminos para llegar a la meta. Si por uno vá mucha gente, dos opciones, les sigues y llegas al último o con un poco más de esfuerzo, vas por tu propio camino y llegas primero.
3. Confiar en el que vá contigo, es importante. Es esa mano y esa voz que son capaces de sacárte de la "parálisis" en la que te encuentres y decirte Respira!!!. Si te fías desde el corazón, todo ese miedo, se hace más frágil.
4. Reconocer que cada cosa tiene su momento, es importante. Hoy no pude tener la "foto de la recompensa". Es porque el tiempo, es más que sólo minutos.
5. No dejar de dar ese abrazo, en ese momento. Es otro tipo, al final, de miedo.
6. El equipamiento, es importante. Aprender, preveer, llevar lo necesario para el Camino, tener un plan B. Todos los comocimientos que tengo y las herramientas materiales y espirituales me ayudan a conseguir el objetivo.
7.  Me resbalé y me tambalée varías veces. Finalmente, me caí. Me dolío, pero sabiendo que tengo una meta, y sobre todo, que quedándome quieta no conseguiré nada; me levanté, me sacudí el polvo, miré las heridas.. y seguí. Ahora soy consciente de que tengo dos pies, que contro mejor el punto de gravedad, si flexionó las rodillas.. y que el caer, también es un aprendizaje.
8. El placer puede estar tan cerca, que ni lo vemos. El agua fría de recompensa a mis pies, el olor de la lluvia, una piedra que brilla y me parece única, esconderme en una cueva mientras pasa la tormenta, la sonrisa de tener una araña en la cabeza. Mira a tu alrededor, eres Bendecido, y tienes muchas fuentes de placer a tu lado.
9. Un buen café, contándole a alguien tus planes y saberte escuchada, es importante. Hablar con integridad, ser congruente entre lo que se dice y se hace. Respétarme y respetar otros puntos de vista.
10. Llegar a "casa", y recibir un abrazo, es importante. Ceci, "piensa si es eso lo que quieres, y búscalo". Nada llega a la puerta; miento, si llegan, las cartas.
11. Aprender a compartir lo que sientes.

Como ven, ha sido un paseo sin desperdicio.

Deseo  que tu llegues a coronar, tus metas.


Mi propio Hito, mi pedacito de la Pedriza.


.