miércoles, 1 de enero de 2014

Casi 365.

Qué entrada de año he tenido, rodeada de silencio, oyendo mi corazón y la respiración acompañante de personas mágicas.
Y es eso, siento que sí cada día, de estos casi 365 días prestamos más atención a las cosas que nos suceden, seguramente lo pasaremos mejor, podremos decir al acostarnos, HOY ME HA PASADO ESTO MÁGICO, y no tiene que ser complejo, ni rebuscado, ni extraordinario, las cosas sencillas como: Las hojas de los árboles en la carretera, un pájaro que veo volar por la ventana, esa canción que oimos a lo lejos y nos lleva en el tiempo, ver jugar a un niño, la sonrisa de un desconocido, la voz de las personas que queremos, los buenos recuerdos que vuelven cuando caminamos, los grandes planes del futuro, ese abrazo al llegar a casa, o nuestro espacio de silencio y calma luego de un día agotador, el sabor de las frutas, el olor de la comida, aunque sea del vecino, el aire frío cuando salimos sin abrigarnos, esa contestación brusca que recibimos, y que nos recuerda qué nosotros estamos mejor que esa persona, las preocupaciones que nos muestran la realidad de las cosas, la tristeza como punto de partida para seguir adelante, el beber, el oler, ver, tocar, soñar, tener memoría, caminar, reir, llorar, todo eso debemos agradecerlo desde el corazón, y reconocer que esa FUERZA, que yo llamo Dios, se manifiesta de las maneras más insospechadas, solo hay que estar atento, y disfrutarlo.

Recuerda, la vida, fluye, lo voy entendiendo, eso de remar contra la corriente, es agotador, ahora, es tiempo de que me siente muy erguida en la barca, asir bien las manos a los remos, poner el corazón hacia adelante, sacar pecho, meter el abdomen, ser consciente de cómo respiro, estirar las piernas, sentirme cómoda, y dirigir la barca, claro que tendré que esforzarme para no chocar con las rocas o las otras barcas, me supondrá esfuerzo mantener el rumbo y mirar bien por donde voy y si hago subir a alguien en la barca, esta vez, una verdadera compañia.. o muchas... ya se verá.. pero estando subida, con el río fluyendo, hay que seguir.

Mira donde está tu barca, siempre hay tiempo de ponerla hacia la corriente, y dirigirla hacia donde tu quieras.

Finalmente, deseo.. que sean tolerantes y amorosos con Ustedes mismos; tienes, tenemos, tengo, el derecho a equivocarme y no juzgarme, y el deber de aprende de los errores.

SOY, lo que DOY,
para Dar, hay que TENER,
para Tener, hay que VACIAR,
para Vaciar, hay que LLENAR.

Un gran abrazo, desde el centro de mi corazón, de esos que hacen, que no quieras que nos separemos.
FELICES MÁGICOS DÍAS DE ÉSTE 2014.

Ceci.